La metedura de pata de Bella Thorne en Twitter

Pese a lo útil que resultan para las jóvenes estrellas a la hora de promocionar sus carreras, el peligro de las redes sociales es que cualquier comentario hecho a la ligera puede acabar teniendo graves consecuencias. Eso mismo le ha sucedido a la actriz Bella Thorne, a quien no se le ocurrió otra idea que quejarse en Twitter de los cortes de tráfico en la ruta 101 sin pararse a pensar que se debían a las avalanchas de lodo que se han producido en el condado de Santa Bárbara, California, desde el pasado martes, y que han dejado ya 17 muertos y decenas de heridos.

"Que le j*dan a la 101 dirección Santa Barbara. Me voy a perder la primera actuación de la gira de mi novio", se lamentaba públicamente la joven de 20 años mientras intentaba llegar al concierto del rapero Mod Sun.La queja de la también cantante cogió por sorpresa a sus seguidores, debido a la falta de sensibilidad que demostraba hacia quienes han perdido sus viviendas e incluso a sus seres queridos en las riadas y desplazamientos de tierra.

"Esta actitud es la que tiene la culpa de que la gente odie a las celebridades/ a Hollywood. Bella, siento que te haya causado inconvenientes. Trataremos de mover a nuestros muertos más rápido", se atrevió a responderle el intérprete Rob Lowe, acompañando su tuit de una captura de pantalla del que había publicado Bella. No pasó demasiado tiempo antes de que Bella -o su publicista- se diera cuenta del error que había cometido y recurriera a la misma plataforma para disculparse.

"Mi**da, acabo de ver las noticias. No tenía ni idea de por qué estaba cortada la 101. Espero que lleguéis a casa a salvo", escribía la artista.Finalmente, la antigua estrella Disney consiguió llegar a tiempo al recital de su novio, desde el que volvió a tuitear para dedicarle toda una declaración de amor. "Mi chico lo está haciendo genial ahora mismo sobre el escenario. Te quiero muchísimo", le animó.Mientras tanto, Rob Lowe lamentaba las muertes sucedidas en los últimos días: "Siguen llegando historias terribles de pérdidas. Amigos que no aparecen, y algunos que se han ido para siempre. Rezad por Montecito y recordad: Cada día podría ser el último, aprovechadlo".