Sylvester Stallone y su ex Brigitte Nielsen evitaron interactuar mientras rodaban "Creed 2"

El rodaje de 'Creed II' no solo ha servido para que Sylvester Stallone se despida por todo lo alto de Rocky Balboa, el personaje que tantas alegrías le ha dado a lo largo de cuatro décadas, seis películas y dos spin-off coprotagonizados junto a Michael B. Jordan en el papel de Adonis Creed, el hijo de su antiguo rival y amigo Apollo; la última entrega de la franquicia también ha servido para que se reencontrara con su segunda esposa, la modelo y actriz danesa Brigitte Nielsen.

Aunque la unión de la pareja duró apenas 19 meses, durante ese tiempo les dio tiempo a trabajar juntos en 'Rocky IV' y protagonizar más de un escándalo -incluidas acusaciones de infidelidades con otras mujeres, por parte de ambos- antes de que la estrella de Hollywood solicitara el divorcio en julio de 1987.

Sin embargo, cualquier tensión del pasado parece haber quedado ya atrás en vista de que Stallone no dudó en dar luz verde a la propuesta de los productores de 'Creed II' de rescatar el personaje de Ludmilla Drago y con él la participación de la propia Brigitte en la saga creada por su ex.Según ha explicado ahora ella, su trato en el set de rodaje no fue demasiado cariñoso, pero sí cordial y ante todo muy profesional.

"En 1985 yo estaba casada con Sylvester y esta vez era su exmujer", explica la intérprete con total naturalidad en declaraciones a People. "Pero resultó maravilloso ver a la mitad del reparto original reunido 32 años más tarde. ¿Quién podría soñar con retomar el mismo papel tanto tiempo después? Los dos somos profesionales y nos comportamos como tal.

Él se quedó en el rincón del ring de los americanos y yo en el de los rusos. Estábamos en las esquinas contrarias, pero resultó muy agradable".Lo cierto es que de cara a su regreso a la gran pantalla la intérprete tenía otros motivos más acuciantes por los que preocuparse que el de encontrarse cara a cara con su exmarido por primera vez en mucho tiempo: cuando le ofrecieron retomar su papel, nadie sabía que estaba esperando su quinto retoño, una niña que nació el pasado junio gracias a un proceso de fecundación in vitro que le ayudó a cumplir su sueño de ser madre de nuevo a los 54 años.

"Estaba muy nerviosa y traté de ocultar [la barriga] bajo mi traje de chaqueta blanca, lo cual conseguí hacer por cierto. Fue un primer día por todo lo alto", explica acerca de la toma de contacto inicial con todo el equipo y el reparto.

Eventualmente la actriz puso al corriente de su situación al director del filme y entre ambos lograron disimular su estado frente a las cámaras: "Al final lo logramos y todos quedaron encantados", concluye.

RELACIONADOS