Mark Hamill no se considera merecedor del título de ícono

Aunque ayer domingo subió al escenario de la gala de premios que concede anualmente la revista de cine Empire para recoger precisamente la estatuilla al 'icono del año', el actor Mark Hamill no tardó en echar mano de su tradicional modestia para declarar justo a continuación que, tras haber consultado rápidamente con el diccionario, no se sentía merecedor de semejante título.

"La verdad es que no siento que haya llegado a ese nivel. Además, ¿qué significa realmente ser un icono? Es que estaba preparando algunas reflexiones para el discurso y busqué el término en el diccionario. Me quedé alucinado, porque ponían a Elvis Presley como ejemplo de alguien que era 'idolatrado y aclamado'. Y yo no soy merecedor de ese tipo de trato", aseguró el intérprete a la agencia de noticias Bang Showbiz.

De hecho, el intérprete que ha dado vida a personajes ya clásicos de la cultura popular como Luke Skywalker -protagonista de la saga 'Star Wars'- y al villano por excelencia en las aventuras de Batman, el temido Joker -en su versión animada de la década de los noventa- está convencido de que son precisamente estas dos figuras las que merecen el reconocimiento de la industria.

"Este premio es para Luke y para el Joker, para estos papeles maravillosos que he tenido la suerte de interpretar. Me siento muy agradecido por el encargo que se me ha hecho de insuflarles vida. Este trabajo es algo con lo que solo podía soñar cuando era niño", añadió con un punto de emotividad en la misma conversación.

El incombustible artista, quien también pudo disfrutar junto a su mujer Marilou y su hija Chelsea de cómo el octavo episodio de la franquicia galáctica, 'Los últimos Jedi', se llevaba el galardón a la mejor película del año en el citado evento, también confesó que su sueño de contribuir a la magia del cine comenzó tan pronto como vio en televisión la primera adaptación cinematográfica de 'King Kong' (1933).

"Creo que todo empezó cuando vi 'King Kong' en televisión y me quedé profundamente impresionado. Me dije: 'Dios mío, hay gente cuyo trabajo es el de hacer monstruos y devolver los dinosaurios a la vida. ¡Quiero ese trabajo!", explicó al mismo medio.

RELACIONADOS