Jean carlos Canela era "demasiado atractivo" para la saga "Fast and Furious"

Aparecer en alguna de las películas de "Fast & Furious" supone una oportunidad inigualable para que cualquier actor o actriz emergente cimente su carrera en Hollywood con un papel en una de las sagas más longevas del cine y que más a fondo ha apostado por la diversidad a la hora de elegir tanto a sus estrellas protagonistas como al resto del reparto.

En el caso de los personajes interpretados por hispanos o latinos, la mexicana Eiza González o la española Elsa Pataky son algunas de las afortunadas que han tenido la suerte de dar vida a personajes cruciales en la trama de la saga de acción, y el atractivo galán Jean Carlos Canela estuvo a punto de seguir sus pasos.

El actor de ascendencia cubana es una de las estrellas más conocidas de la pequeña pantalla estadounidense en español gracias a su trabajo en varias telenovelas de la cadena Telemundo, pero desde hace tiempo lleva preparando su desembarco en el mercado anglosajón ante el que se presentó con la versión televisiva de la "Pasión de Cristo" emitida por Fox y, en ese sentido, unirse a las aventuras que protagonizan Vin Diesel y The Rock era lo más parecido a ganar la lotería.

Sin embargo, por una vez su impresionante físico jugó en su contra y le costó esa oportunidad de oro."Esta historia es verídica: Hice el casting para #FastandFurious porque incluye algunas de las cosas que más me gustan en esta vida: música, coches rápidos y la idea de familia. Me dijeron que era "demasiado atractivo" para que me dieran el papel; puede que de verdad fuera eso, o puede que mi audición fuera un desastre. Da lo mismo, a mí me pareció el peor cumplido que me han hecho nunca", acaba de desvelar Jean Carlos en una publicación compartida en su Instagram.

Su objetivo al compartir esa información con sus más de tres millones de seguidores no ha sido criticar esos filmes de culto, sino demostrar que nunca hay que tirar la toalla ante un 'no': "La parte positiva es que creo que van a hacer cuarenta entregas más, así que todavía tengo una oportunidad. Para todos los que estáis ahí fuera, luchando y llamando a un sinfín de puertas que os cierran en las narices, ¡no os rindáis! Por eso tengo unos brazos tan musculosos, porque no paro de aporrear puertas y seguiré haciéndolo".

RELACIONADOS