Guy Ritchie y Madonna acercan posturas con una botella de vino

La cantante Madonna y su exmarido Guy Ritchie continúan intentando resolver sus problemas en medio de la batalla legal que mantienen por la custodia de su hijo Rocco (15). En esta ocasión ha sido el cineasta quien ha realizado un gesto de acercamiento visitando a su exmujer este lunes en su casa de Londres.

Ritchie llegó en coche a la vivienda de la intérprete a las nueve de la noche con una botella de vino, aunque no se quedó a cenar ya que una hora más tarde fue fotografiado abandonando la casa con las manos vacías. A pesar de la brevedad de su encuentro, el cineasta parecía estar de muy buen humor tras la visita, mostrándose muy sonriente incluso con los paparazzi.

Esta ha sido la segunda ocasión en la que el exmatrimonio se ve las caras en la última semana ya que el pasado miércoles Ritchie también acudió a casa de la cantante, lo cual parece confirmar los rumores de que las aguas están volviendo a su cauce tras unos meses de mucha tensión entre ambos después de que Rocco abandonara la gira de su madre el pasado mes de diciembre para trasladarse con su padre a Londres.

"Guy dejó a Rocco en casa de su madre y tuvieron una charla muy agradable antes de que se marchara a patinar con sus amigos. Son más felices ahora de lo que lo han sido en las últimas semanas y resulta bueno para todos que las cosas estén volviendo a su cauce", aseguraba la semana pasada una fuente al periódico Daily Mail.