Madrid prorroga la ayuda a desempleados y aprobará reforma

MADRID ( AFP) El gobierno español prorrogó este viernes una ayuda mensual de 400 euros para los desempleados a los que se les ha acabado su prestación y anunció una nueva reforma bancaria para el 31 de agosto, para respetar las condiciones de la ayuda financiera europea acordada en junio.

El plan de ayuda a los desempleados, que finalizaba el 15 de agosto, será prorrogado seis meses, en un el país que tiene un porcentaje récord de desempleo entre los países industrializados (24,63%).

El objetivo es que "nadie sin recursos se quede sin apoyo del Estado", explicó la portavoz del gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, durante la conferencia de prensa posterior al consejo de ministros.

Simultáneamente, la ayuda pasará de 400 a 450 euros para los desempleados que tengan "al menos, dos miembros de la familia a su cargo, además de su cónyuge o pareja de hecho", según el ministerio de Empleo, que indicó que las condiciones de su atribución serán asimismo más estrictas.

Sin embargo, los desempleados que finalicen sus prestación por desempleo, pero vivan con un padre o un abuelo que gane más de 481 euros al mes ya no tendrán derecho a esa ayuda.

La prestación de los 400 euros es el único medio de subsistencia para numerosas familias en España, donde 1.737.600 hogares tienen todos sus integrantes desocupados.

El gobierno también anunció que su nueva reforma bancaria, al principio prevista para esta viernes, será finalmente aprobada el próximo viernes.

Esta reforma apunta a mejorar la supervisión del sector, tras la línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros acordada en junio por la zona euro.

"Se ha ultimado un decreto ley, la Comisión Europea nos ha pedido una semana más para analizarlo conjuntamente, hemos accedido a esta petición y se aprobará el próximo viernes y se publicará inmediatamente", explicó la portavoz gubernamental.

Madrid quiere aumentar más los ratios de solvencia exigidos al sector y facilitar la tutela pública de los bancos considerados poco solventes, según un proyecto de ley al que tuvo acceso la AFP.

La presión sigue aumentando para que el país, cuarta economía de la zona euro, solicite un rescate financiero más amplio, en un momento en que debe hacer frente, en octubre, a importantes vencimientos de su deuda y en medio de una fuerte tensión en los mercados.