Acciones de Petrobras caen con fuerza por nuevas concesiones a huelguistas

Las acciones de la petrolera brasileña Petrobras caían hoy cerca del 8,0 % tras una hora de negocios en la Bolsa de Valores de Sao Paulo, por las nuevas concesiones ofrecidas por el Gobierno para intentar acabar con la huelga de camioneros que tiene paralizado al país hace ocho días.

Los papeles de la petrolera estatal abrieron con una fuerte caída y a las 11.00 hora local (14.00 GMT) operaban con una bajada del 8,18 % los preferenciales y del 8,08 % los ordinarios (con derecho a voto).

Las caídas reflejan el temor de los inversores a las pérdidas que puede sufrir la mayor empresa del país por las nuevas concesiones anunciadas por el presidente brasileño, Michel Temer, para atender a los camioneros en huelga.

Temer, en un pronunciamiento que hizo en la noche del domingo en cadena nacional de radio y televisión, anunció que el Gobierno reducirá el precio del litro de diesel en 0,46 reales (unos 0,13 dólares) por los próximos 60 días, y que los nuevos ajustes del combustible ahora serán mensuales y no diarios.

Los camioneros habían rechazado el acuerdo anterior por el que el Gobierno se comprometió a reducir el precio del litro de diesel en 0,23 reales (unos 0,07 dólares) por un período inicial de 30 días.

Parte de la reducción del precio será ofrecido por Petrobras a las refinerías y la otra mitad provendrá de la eliminación de uno de los impuestos que inciden sobre los combustibles.

El ministro de Hacienda, Eduardo Guardia, reconoció este lunes que las concesiones tendrán un costo para las arcas públicas de cerca de 9.500 millones de reales (unos 2.638,9 millones de dólares) este año, pero que el Gobierno compensará a Petrobras por el subsidio a los camioneros.

El temor de los inversores es que la petrolera, que es controlada por el Estado pero con acciones negociadas en las bolsas de Sao Paulo, Nueva York y Madrid, termine asumiendo el costo del subsidio ante la debilidad de las cuentas públicas de Brasil.

Pese a que el Gobierno también garantizó que Petrobras podrá mantener su actual política de precios, que fija el valor de los combustibles en Brasil con base en la cotización internacional del crudo, los inversores temen que la estatal sea presionada en un año electoral a mantener inalterados los precios.

Las concesiones ofrecidas por el Gobierno no han puesto fin a la huelga de camioneros que tiene paralizado a Brasil desde hace ocho días y que provocó un grave desabastecimiento de alimentos, combustibles y hasta insumos para hospitales.

En gran parte de las grandes ciudades de Brasil los puestos de abastecimiento están sin combustibles, los mercados populares siguen sin recibir alimentos, los hospitales operan en régimen de emergencia y las universidades y escuelas proseguían con sus puertas cerradas.

Algunas empresas, principalmente los fabricantes de automóviles, están paralizadas desde la semana pasada debido a que no han recibido las materias primas necesarias para operar.

RELACIONADOS