Y llegó el Día Rojo