Panamá se juega su sueño ante una clasificada Costa Rica

Aturdida duramente por la goleada que le propinó Estados Unidos, pero reanimada después por el empate de Costa Rica sobre Honduras, Panamá se juega el martes ante la clasificada selección “tica” su última oportunidad en su sueño de avanzar directamente al Mundial o ir a un repechaje en el cierre de las eliminatorias mundialistas de la CONCACAF.

Pero cuidado, Panamá: Los costarricenses advierten que no regalarán nada.

Tras el descalabro en Estados Unidos el viernes, Panamá fue desplazada del tercer lugar que daba el pase directo y abrió una ruta mucho más fácil en los papeles para el equipo estadounidense de asegurarse el tercer y último boleto directo en la última jornada, en que visita a Trinidad y Tobago _la selección más floja de la ronda final.

México (21 puntos) y Costa Rica (16) ya se clasificaron anticipadamente. Estados Unidos sigue con 12, dos más que Panamá y Honduras que tienen 10 _aunque el equipo canalero es cuarto por mejor diferencia de goles (-2 contra los -7 de los catrachos).

El empate agónico con que Costa Rica obtuvo el boleto a Rusia 2018 dio fuerte dosis de oxígeno a Panamá, ya que un triunfo de Honduras la hubiese enviado al quinto puesto de la tabla a falta de una fecha.

Panamá tiene mejores posibilidades que Honduras de asegurar el repechaje debido a la diferencia de goles, pero está obligada a sacar los tres puntos _si pierde o empata quedaría afuera si Honduras gana su choque en casa.

También puede darse el caso de que avance directamente si le gana a Costa Rica, y Estados Unidos pierde en Trinidad y Tobago.

Con pasaporte sellado, Costa Rica anticipó que cuidará a varias de sus figuras amonestadas y algunos de los titulares no podrán jugar por acumulación de tarjetas amarillas, como el autor del agónico empate el sábado Kendall Waston. Mientras que el arquero del Real Madrid, Kelyor Navas, ni siquiera viajaría a Panamá, según la prensa de ese país.

Panamá, que en las dos últimas eliminatorias no ha podido pasar del empate como local frente a Costa Rica, deberá cambiar ese curso el martes.

“Jugaremos por nosotros mismos, nos gusta ganar”, advirtió el volante costarricense Celso Borges. “No regalamos nada; será un partido bonito para jugarlo frente a Panamá que está necesitado”.

En la anterior eliminatoria, Panamá vivió un panorama similar. Su pase al repechaje dependía de una victoria en casa sobre Estados Unidos y una derrota de México en Costa Rica. Pero se dejó voltear el marcador en los últimos minutos y México terminó avanzando pese a caer en territorio costarricense.