María Sofía Velázquez

¡¡¡Regreso a clases, Profe!!!

Inevitables comentarios en alta voz:
"Profe, qué bien, ¿ah?"
"¡Tremendo look, teacher!"
"Maestraaaa, ¡qué linda!"
"Oiga, prof, ¿por qué los otros profesores no se visten como usted?".
Y montón de frases más que indican claramente varias cosas: los chicos se fijan, lo valoran y les SIRVE DE REFERENTE.
Cómo creemos que ellos ven el hecho de que su educador - quizás la persona más sofisticada en su entorno - esté mal arreglado, desaliñado, descuidado?
Mal, muy mal. Y peor aún, peligrosamente contagioso.


Hoy en día estamos más relax. Pero jamás con la guardia baja.
El look debe proyectar madurez, elegancia, modernidad, cercanía.
Por tanto, nada de viejos conjuntos sastres, ni colores grises o verdosos, diluidos y débiles.
Nada de sacos sin forro, escotes, transparencias, colores marrones, demasiado estampado ni líneas muy asimétricas.
Varones: prefieran camisas blancas, celestes, azules, rosa y olviden el mamey, amarillo pollito y verde menta. Son tonos débiles.
Zapatos que se vean bien, uñas y cabello impecable.
Maquillaje neutro. Nada de cejas a lápiz (eso está muerto) ni sombras de colores.


Cada docente es responsable de MEJORAR al menos el futuro de un alumno. Y no sólo a través de sus conocimientos y cultura... también a través de una imagen profesional que emular.

Varones: Los colores de un líder: gris oscuro, azul marino, negro. Corbatas impecables y elegantes, con diseños, sin brillos ni en tonos pasteles. Pantalones y zapatos de corte.
moderno. Barba perfectamente marcada pir un barbero, corte de cabello elegante y todas las uñas cortas.
Damas: además de los tonos de poder, rojo es energético, el amarillo es alegre y llamativo, fucsia y turquesa un super SÍ. Buenos zapatos, peinados sin ganchitos como sus alumnas.
En fin, ser alguien hacia quien los alumnos miren con admiración y a la vez quieran ser como ellos.

Es una responsabilidad. Y una oportunidad.
¡Feliz regreso a clases!