Fit Factor

Cinco indicativos que estás comiendo por ansiedad

¿Te has dado cuenta que te ha pasado que abres la refrigeradora sin razón y ni siquiera tomas nada de adentro?, entonces algo está mal o quizás has tenido un día estresante y no puedes dejar de pensar en comer chocolate y helado. Puede ser que te sientas aburrida, ansiosa, o quieras recompensarte después de un duro día de trabajo.

Lo único cierto es, que si tú estás viendo a tus alimentos para otra cosa que no sea para alimentar tu cuerpo con nutrientes, quiere decir que estás comiendo por ansiedad.

Te cuento 5 señales, atención chicas:

  1. Cuando estás ansiosa, necesitas comida... y lo más rápido posible. ¿Cuándo fue tu última comida? Si fue hace una hora y de repente sientes la necesidad de comer un litro de helado, es probable que en realidad no estés hambrienta.
  2. Si tu comida es balanceada, platos llenos de proteínas y grasas saludables, tu cuerpo debería sentirse saciado por un par de horas, debido a que toma más tiempo para que las proteínas y las grasas se digieran. Por otro lado, si estás comiendo una dieta alta en azúcar refinada con una falta de proteínas y grasas saludables, esto puede causar problemas de regulación del azúcar en la sangre, lo que puede conducir a exceso de hambre.
  3. Puede que a lo mejor comas demasiado rápido, ve más despacio. El cuerpo no digiere de la manera correcta los alimentos cuando comes a la carrera y no masticas bien cada bocado. Es posible que no te sientas saciado más rápidamente si estás comiendo en el camino, lo que puede conducir a comer en exceso.
  4. ¿Ves la comida como fuente de placer? Al ver la comida como simplemente nutrientes para alimentar tu cuerpo y alimentar tus células, no querrás atacar un pastel gigante y tampoco hundirte en una bolsa entera de papas fritas después de un día estresante y cansón, pero si estás viendo la comida solo para que te haga feliz o te saque de algún estado emocional en el que estás, te obligas a excederte en azúcares y alimentos que están vacíos de nutrientes. Por supuesto, los alimentos deben saber rico, pero la razón que la comemos en el primer lugar es para alimentar a nuestro cuerpo con los nutrientes que necesitas para vivir.
  5. ¿No importa lo mucho que estés comiendo, nunca te sientes satisfecha? ¿Tienes problemas para bajar de peso y te sientes culpable cuando comes demasiado?, ¿Siempre esperas el postre después de una comida grande?, ¿Tienes tendencia a seguir llenando tu plato cada segundo?

Ahora que ya identificaste la posible causa, ¿Cómo hacer para contra restar estos síntomas?

  • Cuando no estés comiendo saludable, pregúntate si realmente tienes hambre
  • Ten un registro de tus comidas, es la mejor manera de identificar los malos hábitos
  • Come más despacio, los nutrientes se empiezan a absorber desde la boca y la saliva, si no te tomas el tiempo necesario para masticar bien, no se hará una buena digestión
  • Lo más sencillo, cuando estés satisfecha, deja de comer y punto!