Creciendo con Mamá

Los beneficios del contacto con la naturaleza en los niños

Hace poco les compartí una nota sobre la importancia de que nuestros hijos, desde temprana edad, tengan contacto con los animales, específicamente con alguna mascota en casa; y hoy les quiero hablar sobre los beneficios que les aporta el contacto con la naturaleza.

Para comenzar, es necesario destacar que estudios científicos y pedagógicos han comprobado que los niños que viven en interrelación con la naturaleza, sufren de menos enfermedades y de problemas psicológicos, así como también cuentan con un mejor desarrollo cognitivo y mejores destrezas interpersonales.

Mi bebé tiene 16 meses y desde muy pequeña me ha gustado que tenga el mayor contacto posible con la naturaleza, le gusta, le da curiosidad y se le nota que la hace feliz porque sonríe; eso es lo más importante, siento que como madres muchas veces somos sobreprotectoras, pero también debemos dejar que nuestros hijos exploren y tengan nuevas experiencias.

Existen un sinfín de beneficios cuando los niños se desenvuelven en ambientes naturales, algunos de ellos son:

- Mejor comportamiento: Aprenden a trabajar en grupo y tienen una actitud más calmada frente a las situaciones de la vida.

- Mejor salud: Al interactuar con la naturaleza, su cuerpo genera más defensas y resistencia a enfermedades del entorno.

- Más creativos: Desarrolla la destreza para la convivencia y para la resolución de problemas; a la vez que mejora la concentración y la autodisciplina.

- Mejor alimentación: Cuando están en contacto con la naturaleza conocen sobre las plantas y aprenden los beneficios de consumir algunas, y, por consiguiente, se evita problemas de sobrepeso.

- Sensibilización: Desarrollan empatía por los seres vivos, lo que los hace más sensibles y conscientes del valor que tienen tanto los animales, las plantas y los seres humanos.

Definitivamente, los beneficios que aporta este contacto con la naturaleza lo veremos en la medida de su desarrollo y crecimiento, aprovechemos cualquier ocasión para dejar explorar a nuestros hijos y que conozcan ellos mismos la belleza y el valor que tiene la naturaleza para todos en este mundo. ¡Que Dios me las bendiga!

RELACIONADOS